RunMX

Lo mejor del Running

RunMX Running

Gobi: Todo el viento en contra!

Nahila Hernandez Gobi March

Por Nahila Hernández San Juan

Cuando primero soñé y luego decidí ir por los 4 desiertos más extremos de la tierra, incluyendo el de Gobi en China, jamás imagine que al llegar el turno del más ventoso me encontraría con todo el viento en contra. Si, esta fue una experiencia contra corriente.

Viajar a China, con muy poco presupuesto, sin guías o un traductor es una experiencia casi religiosa. Las personas no solo no hablan inglés, sino que tampoco leen nuestra caligrafía, lo que implica que si no tienes escrito en chino lo que necesitas, estás perdido. Ya no hablemos de que comer, a donde ir, como trasladarte y todo sola. El caso es que llegue a Beijing 5 días antes de tener que presentarme en Kashi, sede de la carrera, para conocer un poco mientras obligaba a mi reloj metabólico y biológico a ubicarse 12 horas de diferencia, cosa que me toma entre 5 y 7 días.

Contrate tours, muy a mi pesar ya que no me encanta ser turista: Prefiero ser viajera. Para el 5to día, ya conocía la Ciudad Prohibida, Las tumbas de la dinastía Ming, La Muralla China, Museos de la seda, del Jade, de la Perla y hasta una pulsera de Jadeíta en mi muñeca. Esta pulsera me encontró a mi (estoy segura) y tiene cualidades minerales y estéticas maravillosas (cosas de mujeres, ja) Eso sí, CERO km corridos. Entre tours y la contaminación de Beijing, decidí no trotar ni un día, sabiendo que eso me costaría frecuencia cardiaca muy alta los primeros días de la carrera.

Llega el día de volar a Kashi y aunque te lo venden como un vuelo directo, tienes que bajar en Urumqui. Después unas 10 hrs viajando llegue a Kashgar y al hotel donde debíamos presentarnos. De inmediato notas el ambiente de carrera, los atletas llegando, reconociéndonos algunos, etc…

Ahí, me dice Beatriz Camiade (otra atleta mexicana) que el tema de conversación es que habemos 3 campeonas en la carrera y que esta cañón el nivel esta ocasión. Indago un poco con los de la organización y me confirman que SI, ES EL EVENTO MAS COMPETITIVO DE LA HISTORIA EN LA RAMA FEMENIL. Upps! Procure no sentir presión ya que en realidad entrene lo que pude y daría lo mejor de mi en cualquier escenario. Entre el nervio, vi la oportunidad de rankearme en serio, con el mejor nivel.

Pase el check in casi sin problemas. Me faltó un warm hat, o sea, un gorro por si hace frio y como no me aceptaron el buff salí a comprar uno a señas. Pasado el asunto, preparé mi mochila, que junto a la de otro corredor fueron las más ligeras de la carrera: 6 kg sin agua.

Se llega el sábado y nos subimos a los autobuses. Unas 4 horas de riscos, caminos peligrosos y atletas asustados. Llegamos al campamento base, nos instalamos y empieza la concentración. Amanece el domingo y arrancamos a las 8 am. OH SORPRESA! El camino era predominantemente de velocidad, es decir, casi planos, con pendientes pero no técnicos,  aunque muy inestables, partes de carreteras, piedras, etc… el punto es que ese no es mi lado mas fuerte. Me concentré en no subir mucho la frecuencia cardiaca, mantener el ritmo y llegar. Así fue…. Llegue en 3er. Lugar femenil y desde ese día me di cuenta que si la ruta iba a ser así, no tenía posibilidades de mejorar la posición, por lo tanto la estrategia seria, conservarla y por el contrario si se volvía mas técnica, tenía muchas posibilidades de avanzar.

Para no aburrirlos, diré que cada día fue una  montaña mental, saliendo a ver que nivel de complejidad daba el desierto para sacar el mejor provecho a cada metro, acorde a mis capacidades físicas y mentales. Cuando al fin se puso MUY técnico el terreno, era tan peligroso (en el sentido real) que no se podía correr mucho. Eso fue el día 4, mas de 20 km en menos de  40 cms de ancho con el abismo a un lado: TERRORIFICO! Aun así, entre como esperaba. Con muy poca comida, los pies deteriorándose cada día, fui sacando la mayor ventaja posible en los terrenos que eran mas técnicos, las montañas, los ríos, las subidas duras, etc… consciente que en los planos las otras competidoras eran mas rápidas que yo. Dado que, más de un 70% de la carrera fue de velocidad, tuve que dejar la vida en el terreno para con menos del 30% de porción de distancia técnica, compensar lo demás. Aluciné de cansancio, lloré por no saber de mis hijas, lloré de miedo a las alturas,  escuché a mi padre hablarme varias veces, rebasé el dolor una y otra vez; el de rodillas, el de los pies, las piernas, la espalda, en fin…y conservé la posición hasta el día 5to.

Nahila Hernandez Gobi March stage 4

Empezó el día largo: “The long march”; 75.66 km. Desde el día anterior me sentía con el cuerpo cortado, sin ganas de comer, ni correr, no pude dormir y así fue: UN DIA DE PESADILLA. Desde que arrancamos me sentía lenta. Tuve diarrea las 2 primeras horas  y después vomitaba todo. Los electrolitos, las sales, todo! Puse mi cuerpo en automático, confié en mi capacidad para correr y resistir; me enfoqué en evitar la pérdida de líquidos lo mas posible pero era inútil. Para el km 60 hasta el agua que tomaba la vomitaba, se vino una tormenta con  un viento de lado que si me paraba me tiraba, literalmente. Así seguí…. Es difícil explicar lo que uno siente y vive en esas circunstancias. NUNCA pensé en salirme ni parar. Después de 10:47 hrs lo había logrado. Con el cuerpo destruido por la falta de todo, volada en fiebre pero en paz con haberlo conseguido. Obvio, hubo un costo en las posiciones y quede en 5to lugar, pero igual HAY QUE CELEBRAR!  Porque lo logramos. El objetivo era ese: Estar en el top 5 y así es.

La competidora que ocupó mi lugar se me acercó en la premiación y me dijo:”Estoy consciente que tuve mucha suerte que te enfermaras. De otro modo, no habría podido contigo y me di cuenta desde el primer día” Se lo agradecí y le conteste: “Esta ok. Así son estos eventos. Yo me enferme y eso tiene una consecuencia. Felicidades a ti”

Ahora, a quitarme 6 uñas, recuperarme y empezar a pensar en la Antártica. En Noviembre vamos por el 4to desierto. Mi regalo de navidad será convertirme en la primera mujer Iberoamericana que corre 1,000 km en los 4 desiertos más extremos de la tierra. Para mí, en las situaciones de crisis el corazón o se rompe o se nutre y esta fue una oportunidad más para salir, para dar un ejemplo de congruencia a mis hijas y a las hijas de mis hijas. Para tocar un nivel de mi que me habla de humildad, de enfoque, de alegría, de las personas que amo, de lo necia que soy y de lo que en verdad  importa: Y eso NO TIENE PRECIO!

Me resta agradecer a mis patrocinadores: Sport City, Martí, VW, Cuadrilátero, RunMX, Brooks, Suunto y Logholistica, que hacen posible que viva mi sueño y ponga en alto el nombre de Mexico , así como a la gente que me rodea que me ha apoyado muy de cerca en este gran desafío.

A  las causas sociales que están en este camino: Fundación Interamericana del Corazón, Hospital del niño Poblano y Fundación Cimab. Aun cuando es simbólico el aporte, ellos también corren conmigo.

Los invito a visitar mi página www.nahilarun.com donde podrán conocer más a fondo sobre mi loca experiencia en los desiertos y otras aventuras, así como miles de imágenes, los próximos proyectos, conferencias,  talleres que imparto, entre otros.
También a estar en contacto a través de Twitter: @nahilahernandez o en Facebook con mi correo: [email protected]

Deja un comentario

X